Un equipo de nefrólogos y cirujanos del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona y el Hospital Clínic han llevado a cabo el primer trasplante cruzado de riñón de grupo sanguíneo incompatible a un paciente pediátrico en España.

Candela, de 8 años, fue diagnosticada a los 20 meses de vida de un síndrome nefrótico de origen genético que le provocó una insuficiencia renal progresiva. En 2016 ya recibió un primer trasplante de riñón, pero fracasó y los médicos tuvieron que extraérselo a las 24 horas.

Todos los intentos que se habían llevado a cabo para trasplantarle un nuevo riñón habían sido infructuosos hasta ahora, porque la niña había desarrollado muchos anticuerpos contra posibles órganos de donante. Por ello, ha tenido que recibir diálisis durante cuatro años. En un principio, en 2017, eran tres veces a la semana y desde el 2019, tenía que ir cada día a Sant Joan de Déu a recibir este tratamiento.

Ante la imposibilidad de que alguno de sus familiares pudiera donarle un riñón, el equipo médico que atendía a la paciente decidió incluirla en 2017 en el programa de donación renal cruzada de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT). Este programa ofrece a las personas que necesitan un trasplante y que disponen de un potencial donante incompatible la posibilidad de intercambiarlo con otra pareja. En este caso, el padre de Candela ha dado su riñón a una persona de fuera de Cataluña con el que era compatible y Candela ha recibido el órgano del donante de este paciente con la peculiaridad de que sus grupos sanguíneos eran incompatibles. El donante era de grupo sanguíneo A y Candela, de grupo 0.

Según Alvaro Madrid, jefe del Servicio de Nefrología del Hospital Sant Joan de Déu, “aunque siempre se intenta que el donante y el receptor tengan un grupo sanguíneo compatible, en el caso de la Candela no ha sido posible porque el hecho de que fuera de un grupo sanguíneo 0 obligaba al equipo médico a descartar un gran abanico de potenciales donantes”. 

Y añade que “después de años de búsqueda sin éxito, optamos por trasplantarle un riñón que, a pesar de ser compatible inmunológicamente, es decir, que no presentaba anticuerpos contra los antígenos leucocitarios humanos (HLA) del donante que ayudan al sistema inmunitario del cuerpo a reconocer y combatir sustancias y células extrañas, sí era de un grupo sanguíneo incompatible”.

Por ello, además del tratamiento inmunosupresor que se prescribe habitualmente antes de un trasplante para reducir el rechazo del órgano trasplantado, se llevó a cabo un proceso de depuración de anticuerpos anti-A de la sangre de la niña que reaccionarían contra la sangre del donante.

Un gran reto logístico y organizativo

El día de la intervención el padre de Candela entró en quirófano, a primera hora de la mañana, en el Hospital Clínic de Barcelona, donde los cirujanos le extrajeron el riñón. De manera paralela, el donante del riñón de la niña era intervenido en una localidad de fuera de Cataluña. Poco después, los dos órganos eran transportados en avión.

El trasplante duró cuatro horas –todo el operativo, incluida la extracción al donante y el transporte del órgano, duró más de doce horas– y participaron una veintena de profesionales

“Organizar un trasplante renal cruzado y a la vez aplicar la estrategia de desensibilización del grupo sanguíneo -señala Yolanda Calzada, nefróloga del Hospital- ha sido complejo y un gran reto, donde fue necesaria la participación de muchos compañeros de diferentes servicios, una gran implicación de enfermería, y la colaboración con los compañeros del Hospital Clínic. Pero finalmente hemos conseguido que Candela estuviera preparada para recibir un órgano que hacía años que esperábamos”.

Según Ignacio Revuelta, consultor de la Unidad de Trasplante Renal del Clínic, “Candela necesitaba un gran órgano, y rompiendo las barreras de compatibilidad inmunológica y de grupo sanguíneo, con un protocolo diseñado individualmente para ella, y un gran equipo que trabajó en sinergias, pudo recibir el trasplante. Todo gracias al gran altruismo de su padre y de un donante vivo cruzado, que no solo hicieron felices a Candela y a la otra persona que se trasplantó, sino a aquellas personas que se pudieron trasplantar con donante cadáver al dejar de competir en la lista. El donante vivo, y en este caso cruzado, conlleva historias maravillosas, y nos enseña que podemos romper con lo establecido con el fin de mejorar la salud de pacientes como Candela“.

Por su parte, Antonio Alcaraz, jefe del Servicio de Urología del Hospital Clínic, apunta que “los trasplantes de riñón en niños pequeños siempre son un reto quirúrgico. En el caso de Candela, en quien se añadía el problema de una hipercoagulabilidad, se trataba de trasplantar un riñón de un adulto varón (riñón grande) en una niña de 20 kilos. Esto obligó a una cirugía iterativa sobre la cicatriz previa y la utilización de la cava y la aorta de la niña, bajo un régimen de descoagulación controlada”.

La directora general de la Organización Nacional de Trasplantes, Beatriz Domínguez-Gil, destaca el valor del Programa de Trasplante Renal Cruzado, “que permite encontrar una opción de trasplante vivo para pacientes con grandes dificultades para trasplantarse, como es el caso de Candela”. De este programa también destaca su efecto cohesionador del Sistema Nacional de Salud: “todas las comunidades autónomas participan en la búsqueda de soluciones específicas para pacientes complejos en una logística complicada que coordinamos desde la ONT.”

“Esta intervención es un hito más del trasplante pediátrico y un gran motivo de orgullo para nuestro sistema de trasplantes”, comenta Jaume Tort, director de la Organització Catalana de Trasplantament (OCATT). “La profesionalidad y la excelencia de nuestros equipos y hospitales, pioneros pero a la vez capaces de colaborar en programas conjuntos de éxito, junto con la indispensable labor de coordinación y organización, han hecho posible abrir esta nueva vía por el bien de los más pequeños”, añade.

La paciente ya está totalmente recuperada y hace vida normal. Solo tiene que tomar una medicación inmunosupresora y hacer visitas de control.

Fuente: https://www.sjdhospitalbarcelona.org/

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*