La Organización Nacional de Trasplante (ONT) se prepara para conseguir un hito en el trasplante cruzado de riñón. Esta organización participará en el plazo de un mes en una cadena de trasplantes que conectará por primera vez a donantes y receptores de tres países distintos. El trasplante cruzado facilita los trasplantes renales cuando los familiares no son compatibles. Se trata de poner en contacto a parejas para que, a cambio de donar su riñón a un desconocido, su familiar reciba un riñón compatible.

Este proceso ya se realiza con éxito en España desde hace algunos años, pero la novedad en esta ocasión es la internacionalización del programa que amplía las posibilidades de conseguir donantes compatibles al unirse a la cadena donantes de Italia, Portugal y España.

Este ambicioso proyecto contará con la participación de 122 parejas (89 españolas, 18 portuguesas y 15 italianas). «En el mes de febrero se ha hecho el primer cruce piloto entre estas 122 parejas que ha puesto de manifiesto varias opciones de cruce. Probablemente en el próximo mes haremos el primer trasplante cruzado internacional. Es algo pionero en España y el primer procedimiento de estas características que se realiza en el mundo», anunció ayer la directora de la ONT, Beatriz Domínguez-Gil.

La iniciativa forma parte del nuevo plan estratégico presentado este miércoles por la ONT para alcanzar los 50 donantes por millón de habitantes y superar los 5.500 trasplantes antes de 2022. Entre las medidas más innovadoras de estrategia destaca también la puesta en marcha de un programa de recuperación de órganos que a priori no son compatibles con la donación. Para ello, la ONT ha establecido tres centros hospitalarios —Hospital Marqués de Valdecilla (Santander), Reina Sofía (Córdoba) y Puerta de Hierro (Madrid)— que se convertirán en referentes de la recuperación de pulmonesgracias a los avances tecnológicos que aportan las máquina de perfusión normotérmica «ex vivo».

Esta herramienta, que imita las funciones fisiológicas de un cuerpo humano, permite recibir los pulmones de un fallecido y consigue, a través de ellos, una circulación sanguínea a la temperatura corporal que los oxigena para reacondicionarlos y poder ser trasplantados.

Con esta técnica, la ONT espera obtener «50 pulmones cada año».De hecho el primer trasplante de pulmón con un órgano reacondicionado ya se ha producido, según adelantó este miércoles Domínguez-Gil, sin ofrecer más detalles a la espera que sea el propio centro responsable de llevar a cabo la intervención el que precise la información.

«Esto nos abre una vía muy importante para recuperar pulmones de donantes que son idóneos por la edad y otras características pero que, por el propio proceso de muerte encefálica, el órgano quedan dañado para el trasplante. Se les da esa opción de recuperarse fuera del organismo y llegar a ser válidos», explicó la directora de la ONT.

Donantes en hospitales privados

Otra de las medidas que se plantea la ONT para aumentar el número de donantes es facilitar las donaciones en los hospitales privados a través de acuerdos de colaboración. La iniciativa ya está en marcha en un programa pionero en Andalucía con «muy buenos resultados», según comentó el coordinador autonómico de trasplantes de dicha comunidad autónoma, Manuel Alonso. «Se trata de una fuente de desarrollo no explotada que podría incrementar el número de donantes en un 5 o 10%», comentó.

El plan de ruta para los próximos cinco años también pretende potenciar la figura del «buen samaritano», un donante altruista que da su riñón a un desconocido de forma voluntaria. Hasta la fecha, 13 donantes de estas características han permitido realizar 37 trasplantes. «Potenciar esta figura daría mucha energía al programa de donanción renal cruzada y aumentaría las opciones de trasplante de los pacientes hiperinmunizados», afirmó Domínguez-Gil.

La ONT también trabaja para adaptar al conocimiento científico actual los criterios de utilización de órganos de determinados tipos de donantes. Este es el caso de los donantes con infección por el virus de la hepatitis C, a la vista de la eficacia y seguridad de los nuevos antivirales de acción directa. De hecho, la ONT ya ha establecido un grupo de expertos para elaborar un protocolo nacional que defina los criterios de uso de órganos donantes con este virus que hayan sido tratados previamente, o no, con los nuevos tratamientos.

FUENTE: ABC